Infrarrojos activos y pasivos: El complemento de las puertas automáticas - Seel Doors
1255
post-template-default,single,single-post,postid-1255,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.6,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.1,vc_responsive

Infrarrojos activos y pasivos: El complemento de las puertas automáticas

puertas automáticas

Infrarrojos activos y pasivos: El complemento de las puertas automáticas

En un mundo donde la tecnología se ha instalado en todos los aspectos de nuestra vida, y los seres humanos buscan con cada vez más ahínco optimizar sus rutinas y automatizar tareas, no es de extrañar que cada vez más establecimientos estén implementando puertas automáticas.

Además de elevar enormemente los estándares de higiene, las puertas automáticas desarrolladas por Seel Doors son diseñadas con un foco en el cuidado del medio ambiente: su diseño de vidrio permite el paso de la luz natural, y su sistema de cierre rápido y automático ayuda a mantener la temperatura de las habitaciones sin forzar los termostatos. 

Dicha capacidad de cierre automático, además, detecta de manera inteligente en qué momentos le conviene mantenerse abierta por más tiempo y en cuáles cerrarse, optimizando así el gasto de energía eléctrica, lo cual es muy útil en lugares por los que entran y salen grandes flujos de gente.

Este sistema de cierre inteligente se logra gracias a un intrincado sistema de infrarrojos, los cuales pueden ser de dos tipos: activos o pasivos.

¿En qué se diferencian los infrarrojos activos de los pasivos en las puertas automáticas?

Detectores infrarrojos activos

Los detectores infrarrojos activos reciben este nombre porque, justamente, se encuentran en un funcionamiento constante.

La forma que tienen de definir cuándo abrir o cerrar la puerta es detectando los movimientos de personas y objetos en un espacio definido.

Desde el momento en el que son instalados en los accesos del establecimiento, estos detectores comenzarán a funcionar, manteniendo un monitoreo activo y constante del ambiente en el que se encuentran.

Detectores infrarrojos pasivos

En cambio, los sensores infrarrojos pasivos funcionan de una manera más similar a la de las cámaras infrarrojas que se usan para medir los niveles de calor en las edificaciones.

Este tipo de sensores analizan el ambiente en el que se las instala, y a partir de dicho análisis construyen una imagen de calor de la zona para así poder monitorearla.

Luego de únicamente 20 segundos desde su instalación, el análisis ya estará concluído, y la imágen infrarroja se guardará automáticamente. A partir de ahí, el sensor pasa a conmutar si se produce alguna variación en los colores de dicha imagen, lo cual sería indicio de movimiento.

Sin embargo, el sensor no reacciona ante cualquier movimiento, puesto que las variaciones en el calor son constantes; para ser detectada como una situación que amerite abrir la puerta, el movimiento debe tener una velocidad mínima de cuatro pulgadas por segundo.

Dicho monitoreo, sin embargo, solo será posible si existe una diferencia de temperatura considerable entre el objeto a detectar y el ambiente.

Por lo tanto, una desventaja de este tipo de detectores infrarrojos es que su funcionamiento podría ser menos efectivo si se lo instala, por ejemplo, en una habitación muy caliente, como podría ser una sala de máquinas.

¿Qué tipos de puertas automáticas con infrarrojos se pueden instalar en una empresa?

  • Puertas seccionales: El uso habitual de este tipo de puertas automáticas es para garajes. Son puertas que se abren de manera vertical, razón por la cual pueden instalarse en cualquier garaje, independientemente de su tamaño y del espacio disponible.
  • Puerta corredera estándar: Uno de los modelos más utilizados. Su diseño de apertura lateral se integra de manera natural en cualquier ambiente, logrando un gran impacto visual y ahorrando espacio. Son ideales para cualquier establecimiento grande por el cual circulen grandes flujos de gente.
  • Puertas basculantes contrapesadas: El sistema de contrapesos de hierro y hormigón de este tipo de puertas automáticas las ayuda a plegarse al techo más fácilmente, volviéndolas ideales para muelles de carga y grandes zonas industriales.
  • Cierres enrollables: Garantizando personalización y seguridad a partes iguales, sin dejar de lado la optimización del espacio, este tipo de puertas automáticas suele ser elegida por comercios y locales de venta al público.
  • Puertas rápidas: Destacando por su velocidad de apertura y cierre, este tipo de puertas automáticas son las predilectas de todos aquellos establecimientos que valoran la eficiencia y el ahorro de tiempo.
  • Puertas articuladas: Muy similares a las puertas basculantes contrapesadas, con la diferencia de que estas pueden abrirse únicamente hacia adentro. Este modelo es altamente seguro, duradero y sencillo de usar.
  • Puertas telescópicas: También son un modelo de puertas corredizas. Ideales para aquellos establecimientos de gran tamaño que enfrentan un tráfico constante y masivo de gente.

 

Todos estos modelos son altamente seguros y, como ya se ha dicho, están diseñados para ser lo más amigables posible con el medio ambiente, pensados para reducir el uso de energía eléctrica a lo mínimo indispensable.

Si estás interesado en instalar cualquiera de estos modelos de puertas automáticas en tu establecimiento, te invitamos a ponerte en contacto con el equipo de profesionales de Seel Doors para que puedan asesorarse a la hora de decidir cuál de todos se adapta mejor a tus necesidades.



Abrir Chat
Hola, Buen día.

¿En qué te podemos ayudar?